jueves, 2 de julio de 2009

¿Un Teórico de la Física divertido? Richard P. Feynman



Richard P. Feynman fue un físico admirado por quizás la mayor parte de estudiantes de física, de físicos y de otras muchas personas no vinculadas a la ciencia. Aquí os dejo algunas de sus frases y sentencias:

-“Soy completamente libre, y no hay palancas que puedan utilizarse para influir en mí”
-“Me sentiría incómodo en una conferencia científica en un país cuyo gobierno no respeta la libertad de opinión de la ciencia, ni el valor de la objetividad, ni el deseo de muchos de sus ciudadanos científicos de visitar a científicos en otros países”
-“Puedo vivir con duda e incertidumbre. Creo que es mucho más interesante vivir sin saber que creer tener respuestas que podrían ser erróneas”
-En su negativa a pertenecer a la Academia de las Ciencias: "Mi deseo de renunciar es meramente personal. Quizá es sólo que yo disfruto siendo peculiar. Mi peculiaridad es ésta: encuentro psicológicamente muy desagradable juzgar el “mérito” de las personas. Me molesta ser un miembro de un grupo cuya principal actividad es escoger a otros que se estiman dignos de ser miembros de ese grupo autoestimado. El cuidado con el que seleccionamos a “aquellos dignos del honor” de unirse a la Academia es para mí una forma de autoelogio. ¿Cómo podemos decir que sólo los mejores pueden unirse a los que ya lo son sin proclamar orgullosamente que nosotros, que ya estamos dentro, somos realmente buenos? Quizá no me explico bien, pero baste decir que no soy feliz como miembro de una sociedad honoraria que se autoperpetúa."
-"Mientras busca lo que pueda fascinarle, no deseche por completo la posibilidad que pueda encontrarlo fuera de la física. El hombre feliz en su trabajo no es el especialista estrecho de miras, ni el hombre completo, sino el hombre que está haciendo lo que le gusta hacer. Debe usted enamorarse de alguna actividad."
-A un padre preocupado por el futuro de su hijo de 16 años que sólo se interesaba en los temas de ciencia, pero cuya inteligencia no se veía reflejada en los test que eran de temas generales, también dedicó su tiempo, el chico los encontraba aburridos y rutinarios. Feynman contestó con una larga carta. Le decía que no se preocupara: "¿qué es lo que le haría a un muchacho de 16 años inteligente pararse a pensar por un minuto …? Enamorarse de una mujer maravillosa y hablar con ella tranquilamente en la noche."
Al tiempo el padre informó de que su hijo había encontrado a una mujer maravillosa en la Universidad, estaba ahora casado con dos hijos y cursaba el último año de su programa de doctorado en oceanografía física en la Universidad de Hawai. Al considerar los efectos a largo plazo de la carta de Feynman, el mismo padre dice que es imposible saber la importancia que tuvo, y decía: "Pero sé que fue importante para mí, como padre, y sé que mi hijo nunca ha olvidado cómo uno de los “grandes” dedicó algunos minutos sólo para él."

Richard P. Feynman

Genio y Figura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada